Beneficios de la luz natural

 

Hoy hablamos de los beneficios de la luz natural para nuestra salud. 

El papel de la luz natural a la hora de favorecer un buen descanso durante la noche es vital, al mismo tiempo que sabemos el impacto negativo que tiene la falta de luz diurna sobre la salud.

Necesitamos mucha luz durante el día y oscuridad durante la noche para garantizar la calidad del sueño.

Pero ¿Sabes cuáles son los beneficios de la luz natural a parte de mejorar el sueño?

Mejor ritmo circadiano y descanso. El comienzo de la jornada lo marcaba el sol.

Mejor concentración en el trabajo, mejor rendimiento cognitivo y un menor esfuerzo en procesos de lectura, dado que la luz natural aumenta la capacidad visual.

Actúa como un antidepresivo natural, al favorecer el bienestar general.

Aumenta la productividad, reduciendo la fatiga crónica.

Reduce la irritabilidad.

Mejor salud visual

Contribuye a la producción de vitamina D, que protege de ciertos tipos de cáncer. La vitamina D ayuda a la asimilación del calcio; por ello, tomar el sol en las primeras horas del día contribuye a la formación y buen estado de los huesos.

Es muy eficaz para desinfectar y cicatrizar heridas superficiales (la radiación ultravioleta elimina numerosos microorganismos).

Mejora la circulación sanguínea.

Disminuye el nivel de glucosa en la sangre; es, por ello, ideal para los diabéticos.

Disminuye las dolencias leves.

Es recomendable reservar unos momentos al día para exponerse a la luz solar. 

Podéis ampliar la información de esta entrada en este artículo del Dr. Estivill  aquí.

 

 

 

Exposición lumínica en ancianos con demencia

Exposición lumínica en ancianos con demencia
Desde la Fundación Estivill Sueño iniciamos el curso con un nuevo proyecto de investigación basada en la exposición lumínica en ancianos con demencia con el objetivo de mejorar su calidad de sueño. 

En el presente proyecto promovemos el cuidado de nuestras personas mayores, quienes están sufriendo tanto en la situación actual de pandemia, por su vulnerabilidad. El confinamiento les impide salir al exterior de manera habitual, lo que reduce substancialmente su actividad, y la exposición a la luz natural. Esto desencadena una desregulación de sus biorritmos.

La luz es la señal externa mas importante que sincroniza la segregación de Melatonina, la hormona que nos avisa que es hora de dormir. Por la mañana, la exposición de luz reduce esta hormona y nuestro cuerpo se prepara para estar en alerta durante el día. La falta de regulación de la melatonina como ritmo circadiano (es decir con un ritmo repetitivo cada 24h), provoca un desorden de los horarios de sueño y su profundidad y capacidad reparadora.

En el caso de las personas mayores con demencia, tienen una arquitectura de sueño mayormente superficial, con fragmentación y dificultad de conciliación. Sus ritmos circadianos son mas débiles. Pero si añadimos unos hábitos incorrectos, agravamos todos los síntomas de este insomnio.

En este grupo de población es especialmente perjudicial una falta de descanso, un descanso que necesitan para tener un buen día, que se nota en su bienestar y en toda la sintomatología asociada a la demencia.

Es por ello que en el presente proyecto queremos aplicar la Luminoterapia, como intervención para la mejora de este sueño, un sueño que necesitan para estar mejor durante el día. Por esto:

  1. Estudiaremos su sueño mediante Actigrafía (un reloj que mide la actividad durante el día y la noche para predecir el sueño)
  2. Aplicaremos Luminoterapia 40 minutos al día durante 3 semanas, mediante un dispositivo a modo de gafas. En este caso, una aportación desinteresada de GoAYO.
  3. Mediremos los efectos terapéuticos de nuevo al cabo de 3 semanas para ver si ha habido cambios en la actividad diurna-nocturna y sintomatología derivada de las enfermedades o deterioros cognitivos. Mediremos:
  • Sueño
  • Horarios regulares de su sueño
  • Somnolencia durante el día
  • Ansiedad
  • Agitación

Con este proyecto continuamos en nuestra línea de trabajo potenciando terapias no farmacológicas que contribuyan en una mejor calidad en la vida de las personas mayores.

 

¿Cuántas horas debe dormir un adolescente?

 

Los expertos afirmamos que los adolescentes de 13 a 18 años deberían dormir unas 9-10 horas diarias de forma regular.

Dormir la cantidad de horas recomendadas de manera regular se asocia con

Mejor atención

Mejor comportamiento

Mejor aprendizaje

Mejor memoria

Mejor calidad de vida

Mejor salud mental

Mejor salud física.

 

Dormir regularmente menos de las horas recomendadas está asociado con problemas de atención, comportamiento y aprendizaje.

La falta de sueño también aumenta el riesgo de accidentes, lesiones, hipertensión, obesidad, diabetes y depresión.

 

Dormir regularmente más de las horas recomendadas puede estar asociado con resultados de salud adversos como hipertensión, diabetes, obesidad y problemas de salud mental.

 

Los padres que estén preocupados porque su hijo duerme muy poco o demasiado deberían consultar a un médico especialista en sueño.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
en_USEnglish
es_ESSpanish en_USEnglish