Dispositivos para dormir

 

 

El creciente interés en el cuidado y bienestar ha producido un aumento de dispositivos para evaluar nuestro sueño, y para mejorar su calidad. Además, los avances en las tecnologías ha abierto cada vez más la oferta. Por esto, muchas personas se preguntan cuál es el mejor, cuál recomendaríamos, o cuál se ajusta mejor a lo que uno busca.

Efectivamente cada dispositivo tiene una calidad en función de la tecnología: por un lado el dispositivo puede ser más o menos completo, y por otro lado es muy importante el fundamento médico por el cual lo han desarrollado de aquella manera.

Pero independientemente de la calidad del dispositivo, el objetivo de ellos es, en general, el mismo:

1.Los relojes y apps nos proporcionan información de nuestro sueño, y su efecto sobre las personas es de un empoderamiento y motivación para intentar mejorar su descanso. Así que, lo más importante es el gesto y la voluntad de la persona, más que el dispositivo que escoja. Es una manera de intentar aumentar horas de sueño, o mejorar la regularidad de los horarios. También seria una herramienta para mejorar un insomnio leve, aunque si el control del registro se convierte en una obsesión, puede provocar un aumento del insomnio.

2.Por otro lado tenemos los Asistentes:

Pueden ser dispositivos que proporcionen una música relajante, que te asistan a una sesión de meditación, que aporten luz cálida antes de ir a dormir,… Pero todos ellos tienen un objetivo común de preparar el sueño y propiciar un entorno adecuado. No proporcionan más secreto que todos aquellos hábitos de sueño y terapias psicoconductuales que pueden ayudar a mejorar la calidad del sueño o mitigar un insomnio leve. En este caso tampoco existe una opción mejor y ninguno de ellos tiene la “varita mágica”, son asistentes que pueden servir para todo el mundo, y cada uno sera adecuado en función de la necesidad y de la motivación de la persona en que sea su mejor estrategia.

COLOQUIO «El sueño como pilar de la salud integral»

Ayer celebramos el coloquio El sueño como pilar de la salud integral en el Derby Hotels Collection.

Fue una conversación con Judit Mascó, Santi Millán, Álex Corretja, Martina Klein y Paula Martí sobre curiosidades de la medicina del sueño.

Hablamos de cronotipos y Santi confesó ser nocturno y Judit diurna.

Hablamos de cómo les cambió el sueño cuando llegaron los hijos, y Martina y Álex contaron su experiencia sobre cómo mejoró su sueño cuando decidieron aplicar unas rutinas de sueño a su pequeña.

Conocimos las mejores posturas, o mejor dicho, las más recomendables para dormir.

Explicamos qué pasa durante nuestro sueño, sus fases y cómo de importante es cada fase. En sus casos, la importancia de la siesta, que debe ser de 20 minutos como máximo. O bien de hora y media para completar las tres fases del sueño y que la siesta se convierta en un complemento del sueño nocturno.

Discutimos sobre la vida que llevamos, que nos empuja a descansar poco. Pero todos estuvimos de acuerdo en defender que dormir mola y que hay que divulgar la importancia del sueño.

Gracias Judit, Paula, Martina, Álex y Santi. Vuestra ayuda y apoyo es vital para los demás.

 

Curiosidades sobre el descanso (II)

Seguimos con la celebración del 30 aniversario de la Clínica del Sueño Estivill y para celebrarlo, queremos compartir con vosotros más curiosidades sobre el sueño que hemos aprendido a lo largo de estos treinta años.

11. Hace 30 años apenas había lugares donde acudir cuando teníamos un problema con el sueño. Actualmente, en la mayoría de clínicas y hospitales de España hay prestigiosas Unidades de Sueño.

12. Hace 30 años no había médicos dedicados exclusivamente a todas las patologías del sueño. Actualmente hay médicos con el título de Especialista Europeo en Medicina del Sueño que atienden todas las patologías relacionadas con el dormir y sus consecuencias.

13. Hace 30 años se pensaba que las “curas del Sueño” eran necesarias para tratar el insomnio. Hoy en día sabemos que solo son una técnica usada por los psiquiatras para tratar graves problemas en sus pacientes con enfermedades mentales.

14. Hace 30 años no dábamos importancia a tener buenas rutinas antes de acostarnos. Hoy en día sabemos que el sueño se prepara, no viene de golpe y que son necesarias rutinas estables para conseguir un sueño reparador.

15. Hace 30 años no conocíamos que efectos tenía la luz sobre nuestro organismo. Hoy en día sabemos que la luz es la información principal que utiliza nuestro cerebro para saber cuándo tenemos que dormir y cuando tenemos que estar despiertos.

16. Hace 30 años empezábamos a conocer los efectos beneficiosos de la Melatonina Hoy en día sabemos que es la principal hormona, que fabricamos cuando se va la luz solar, e indica al cerebro que tiene que dormir.

17. Hace 30 años apenas utilizabamos la Melatonina como tratamiento para algunas patologías del sueño. Hoy en día es un complemento muy utilizado en las Unidades del Sueño ya que tiene un efecto hipnótico y regulador de nuestro ciclo vigilia-sueño.

18. Hace 30 años apenas se hablaba de Cronobiologia, la ciencia que estudia los ritmos biológicos. Hoy en día conocemos los estímulos cronobiológicos imprescindibles para dormir bien: la luz-oscuridad, la temperatura corporal y las rutinas diarias.

19. Hace 30 años no pensábamos que los adolescentes pudieran dormir mal. Hoy en día sabemos que tienen alteraciones específicas del dormir, como el síndrome de fase retrasada de sueño.

20. Hace 30 años pensábamos que dormir una siesta era costumbre mediterránea o de áreas rurales. Hoy en día sabemos que es una necesidad del cuerpo, para completar las 8 horas nocturnas que precisa un adulto.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
es_ESSpanish
en_USEnglish es_ESSpanish