SEIS PREGUNTAS SOBRE LOS SOMNÍFEROS

SEIS PREGUNTAS SOBRE LOS SOMNÍFEROS

Participación del Dr. Francisco Javier Segarra en un artículo sobre los somníferos.

El sueño, desde siempre, ha sido una parte importante de nuestra existencia. No obstante, lo integramos en nuestro día a día sin concederle demasiada importancia. Sólo es una faceta más de “vivir”. Tras unas horas despiertos, nos invade una sensación peculiar; se nos cierran los ojos; el cuerpo pierde fuerza y, simplemente, nos dormimos. Al cabo de unas horas, nuestros párpados se abren de nuevo y empieza el día; todo tan sencillo (aparentemente), todo tan rutinario y todo tan misterioso.

Cuando sufrimos insomnio, uno de los trastornos del sueño más frecuentes en nuestros días y que afecta al 30% de la población, tenemos la tentación de tomar un fármaco para ayudar a conciliar el sueño. Lo que habitualmente llamamos somníferos.

Os recomendamos la lectura de este artículo , publicado en Elespanol.com que responde a seis de las dudas sobre los somníferos con la participación de uno de nuestros especialistas en sueño, el Dr. Francisco Javier Segarra.

 

 

DORMIR BIEN PARA RECARGAR BATERÍAS

Debemos tomar consciencia de la importancia del dormir, ya que para nuestro cuerpo dormir bien es como recargar baterías.

¿Tienes teléfono móvil? ¿Cuántas horas duerme tu móvil? Y, ¿cuántas horas necesitas tú para recargar tus baterías? Porque eso es lo que haces mientras duermes: reponer fuerzas. Durmiendo recuperas la energía que gastaste ayer y que necesitarás mañana.

¡Quién no ha experimentado una noche en blanco!  Al día siguiente, no hay quien dé pie con bola. Nos falta la energía para estar alerta y en movimiento.

Haz el experimento. Esta noche, en lugar de acostarte, mantente en vela hasta la hora de irte a trabajar. Cuando llegue el momento, date una ducha y sal a la calle. Si has logrado mantenerte despierto toda la noche –una primera prueba nada fácil- sentirás durante todo el día que te invade una terrible fatiga, que te sientes irritable y que te cuesta concentrarte. Y sólo ha sido una noche…

Necesitamos dormir para poder estar despiertos y estar despiertos para luego poder dormir. Por muy sencilla que parezca, ésta es la lógica que justifica la necesidad de dormir. Si no dormimos bien, el día se hace cuesta arriba. Por otra parte, si no estamos bien durante el día, pasamos una mala noche.  Si te acuestas con ansiedad,  tardarás más en conciliar el sueño y, tal vez, no descanses para conseguir repararte. He aquí el círculo, que puede llegar a ser vicioso: pasar un mal día y no dormir, pasar entonces una mala noche y tener un día de perros. 

El insomnio afecta cada día a más y más personas, es importante averiguar los motivos de nuestro insomnio para poder solucionarlo.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies